SMED – Simplificar y optimizar

(Single Minute Exchange of Die)

SMED – Simplificar y optimizar, también conocido como cambios rápidos, es una metodología utilizada en la gestión de operaciones y la mejora de procesos. Su principal objetivo es reducir el tiempo necesario para cambiar una máquina o línea de producción de un producto a otro. Aunque el nombre sugiere “cambio en un solo minuto”, el objetivo real es reducir el tiempo de cambio a un nivel que sea significativamente más rápido que el tiempo original.

El SMED se enfoca en optimizar las operaciones de cambio de herramientas y configuraciones en equipos de producción. Algunas de las formas en que el SMED puede simplificar y optimizar las operaciones incluyen:

Observar y medir los pasos del cambio

El primer paso en la implementación del SMED es analizar el proceso de cambio y descomponerlo en sus pasos individuales. Esto permite identificar los pasos críticos que consumen la mayor parte del tiempo de cambio. Para ello se recomienda la toma de video del proceso, para analizar cuantas veces sea necesario.

Separación de actividades internas y externas

SMED propone clasificar las actividades de cambio en dos categorías: actividades internas (que solo pueden realizarse cuando la máquina está detenida) y actividades externas (que pueden prepararse mientras la máquina sigue en funcionamiento). Al separar estas actividades, se puede reducir el tiempo de inactividad de la máquina.

Convertir actividades internas en externas

Uno de los enfoques clave del SMED es encontrar formas de convertir actividades internas en actividades externas. Esto implica identificar tareas que normalmente se realizan durante el apagado de la máquina y encontrar formas de realizarlas mientras la máquina sigue en funcionamiento.

Estandarización de herramientas y procedimientos

Utilizar herramientas y métodos estándar para el cambio de herramientas y configuraciones puede reducir la variabilidad y el tiempo necesario para llevar a cabo estas actividades.

Reducción de desperdicios

Eliminar pasos innecesarios y minimizar los movimientos no productivos durante el proceso de cambio puede agilizar significativamente las operaciones.

Diseño de dispositivos de sujeción y fijación

La implementación de dispositivos de sujeción y fijación más eficientes puede reducir el tiempo necesario para ajustar y asegurar componentes en la máquina.

Entrenamiento y capacitación

Asegurar que el personal esté capacitado adecuadamente en los nuevos procedimientos y métodos de cambio rápido puede garantizar una implementación exitosa.

Mejora continua

El SMED es una metodología que fomenta la mejora continua. Una vez que se implementan los cambios iniciales, es importante monitorear y medir los resultados para seguir refinando el proceso de cambio y optimizando aún más las operaciones.

En resumen, el SMED es una metodología poderosa para simplificar y optimizar las operaciones al reducir los tiempos de cambio de herramientas y configuraciones. Al hacerlo, se puede lograr una mayor eficiencia, reducción de costos y capacidad para adaptarse más rápidamente a las demandas del mercado.

————————————————————————————————

Conoce nuestro curso 100% virtual – SMED

————————————————————————————————

¿Quieres capacitar a toda tu empresa? ¡Contáctanos! jesussanchez.com.mx